domingo, 13 de enero de 2008

Patrice Lelorain - Adiós - Editorial Funambulista



Acabo de leer un libro que habla de felicidad y pérdida, un libro de un hijo a un padre, y aunque Raquel perdió a su padre, hace muchos, muchos años, a causa de las diferencias entre generaciones, con la enfermedad se acaban entendiendo muchas cosas, dá igual quién la tenga.



MELANCOLÍA

1 comentario:

Consol dijo...

Hay veces que hace falta alguien o algo como un libro, que nos recuerde lo que llevamos en nuestra mente y nuestro corazón. Hay veces que ni siquiera sabemos los sentimientos que de verdad tenemos. Confundimos tristeza con rabia, impotencia con rencón...Hay veces que las lágrimas caen y uno no sabe porqué.