miércoles, 19 de marzo de 2008

Cuando Arsénico habla de sexo, quiere decir amor...


Primer impasse: Lo de tomar sexo, como tomar café ( Consol dixit) debe ser divertido pero sólo algunas veces… cuando nada importa.
La primera vez, esa en que ante la proposición, queda atónito el contrincante, noqueado ante el azote de lo inesperado, no tiene precio, no se paga con dinero (yo al menos no he pagado nunca) ;)

Pero ay¡ prueba a repetir…, nunca me ha salido bien. Deberían leerse un manual. Llamemosle, “El Primer Manual del Aquí te pillo, aquí te mato, para hombres inexpertos”
Nadie está preparado para convenientemente, soportar un “Vente conmigo y follamos ”, o yo no me lo he encontrado…una segunda vez.
Ya nunca tendrás oportunidad, te lo piden antes…y ya no mola nada.
Tener que dar excusas, y tener que salir del club de “ella siempre dice sí”, es una putada.
Y todo por no leerse el manual… Con lo cual, dudo mucho que este tipo te lo encuentres muchas veces, bueno si, pero cada vez es distinto…no llegan a controlar tomar café cuando una necesita tomar café, es decir a petición unilateral, y encima alguno se enamora o te persigue, o monta el numerito delante de tus conocidos diciendo que es tu novio…

Hay que escribir el Manual del perfecto tomador de café ¡ ya ¡.

Conclusión: Los hombres no sirven para tomar café.

Segundo Impasse: Lo del infiel con remordimientos. “sólo tienen miedo ya sea a que les pillen y quedarse sin matrimonio por mal que les vaya en la cama” Consol Dixit.

Digo yo, si les va mal en la cama...ya se han quedado sin matrimonio, lo único que les queda es la cama, colchón, somier…es decir, la casa en sí, que no es moco de pavo, porque ¿dónde va a meter el infiel todo el bagaje de su infidelidad, si no es en casa de su parienta?
¿Qué hará con el olor de otra, con los cabellos perdidos en el forro de las chaquetas, con las sms eliminados al instante y recordados para siempre? ¿ con las facturas del móvil escondidas? ¿con los regalos in-enseñables? ¿con las facturas de las cenas para dos? ¿con los extractos de la visa en hoteles de cinco estrellas?
Una ruina, nena…ya no servirían para nada, todo ese esfuerzo tirado a la basura…Yo les declaro mi respeto, el mérito lo tienen, hasta con remordimientos.

¿No has oído al tío Joaquín decir aquello de “y, sin embargo, un rato, cada día, ya ves, te engañaría con cualquiera, te cambiaría por cualquiera.”, pues eso…

6 comentarios:

Consol dijo...

No te creas Raquel, me estoy haciendo mayor. Ya sé diferenciar el sexo del amor. No lo practico pero sé que existe y hasta me pregunto si hice bien aquellas veces que me propusieron tomar café, así sin más, que por cierto fueron varias, y siempre lo rechacé tajante y salí pitando como alma que lleva el diablo. No creo que nunca tome café con nadie, ni creo que sucumba a los romances que describes en tu segundo Impasse. Pero sé que si te val mal en la cama, el tálamo se convierte en un somier y cuatro patas y el matrimonio se va a tomar culo. Pero no tendrán mi respeto esos capullo mentirosos que guardan en una carpeta en el fondo del último cajón la foto furtiva, los gastos detallados del móvil, los recibos de restaurantes caros donde lo que menos importaba era la comida, los pagos de la Visa a las cuatro de la mañana de un bar de copas y baile, mientras juran y perjuran que estuvieron toda la noche durmiendo en ese hotel donde ni siquiera los conocen de vista. Que sean valientes Raquel, que admitan que se acabó lo que se daba y que encontraron otras risas y otros juegos que les emocionan más. Si quieren ser infieles que lo sean, pero que sean valientes y lo digan.

Republica dijo...

Hombre, oyendo lo que dices, puntualizo...hay que ser cacho burro para hacer eso. Yo ironizaba, poruq cuando uno es infiel, no puede carer en ese tópico, se es infiel tomando café, pero de verdad tomando café, no tomando copas a las 4 de la mañana, eso es ser un capullo. Admito la infidelidad del deseo instantáneo, de la perdición y de la insensatez del momento, no la infidelidad de la querida pagada y visitada. Hay que ser listo, pero no para engañar, sino para no engañarse a si mismo. Para mi las infidelidades son, con o sin sexo, el desear a otra persona, sin pensar en las consecuencias, tener un amante a tiempo total, es ser idiota, y casarse con él sin papeles. Eso si que no lo entiendo.Y ya sabes que te sirva de lección, siempre hay que llevar dinero en metálico para salir del apuro, las mentiras tienen las patitas muy cortas...;)

Arsénico dijo...

Pues eso, que puestos a ironizar uno habla de capullos redomados porque de los pobres infelices que se limitan al cafetito ya habla todo el mundo.

Blanca dijo...

Todos los hombres del mundo, todos, sin excepción, son infieles .
Lo malo no es cuando la infidelidad es una noche de copas o un aquí te pillo aquí te mato y no ha pasao na.


Eso no es lo malo.
Lo malo tampoco es amar a dos "mujeres y ser capaz de que las dos sean felices. Eso tampoco es malo.

Lo malo no es encoñarse con otra y dejar de desear a la tuya, no, eso tampoco es malo.

Lo malo es hacer desgraciada a la tuya y encima comerle el coco y quererle hacer comulgar con ruedas de molino.

Siento de veras que este tema haya llegado hasta este punto.
No era mi intención.
Pero también me lo habéis puesto a huevos.

Y como dijo el vasallo de Pedro I :
Ni pongo ni quito rey, pero ayudo a mi señor"

Arsénico dijo...

Hala Blanca, todos los hombres son infieles, todos, será posible. ¡Ay que ver como te pasas!

Republica dijo...

TODOS, y menos mal, porque sino, ¿qué haráiamos las mujeres infieles?
¡¡ No tendríamos con quién, serlo !!.

Pero cuando digo TODOS, digo hombres y mujeres, si acaso dejaremos un 2%, que no , pero esos ni salen de casa, ni hacen el esfuerzo de relacionarse socialmente. Con lo cual no es que no sean infieles, es que no tienen oportunidad. Seamos categóricos...El que diga lo contrario miente.(house)