lunes, 7 de abril de 2008

Si pudiera mataria por cinco minutos mas


Él se abrocha sus vaqueros y los sieteañosmenos que nos separan.
No sé cuales son sus sueños, si le importa excesivamente el dinero o si sus auroras son como mis crepúsculos.

Conozco su pelo, sus pies, y su sonrisa, sobre todo cuando intento quitarle hierro al asunto.

Me arropo en la cama, porque no sé donde escudarme.

En este silencio, no somos personas distintas, aunque yo me deleite en mi privilegio y él le dé la espalda a la evidencia.

La noche está clara, con una luna regordeta y lírica que pasea por el cielo envidiosa.

Me guiña un ojo antes de irse, sabiendo que acababa de asistir a la entrega más incoherente de su vida.

1 comentario:

Consol dijo...

Tal y como lo describes yo no mataría por cinco minutos más. Yo mataría por cinco minutos y punto.