jueves, 31 de enero de 2008

Sobre la juventud de Constantin Cavafis


RECUERDA, CUERPO...


Cuerpo, recuerda no solamente cuánto fuiste amado,
no sólo los lechos en que te acostaste,
sino también aquellos deseos que por ti
brillaban en los ojos manifiestamente,
y temblaban en la voz -y algún
obstáculo casual los hizo vanos.
Ahora que todo ya está en el pasado,
parece casi como si a los deseos
aquellos te hubieses entregado -cómo brillaban,
recuerda, en los ojos que te miraban;
cómo temblaban en la voz, por ti, recuerda, cuerpo.

martes, 29 de enero de 2008

EDUARDO ME SIGUE LA CORRIENTE



Una lupa para un diamante




Ya sabíamos que el alma está en el cerebro, pero ahora podemos contemplar todo el proceso molecular mediante el cual el pasado y el futuro convergen; de qué manera el alma germinal enraizada en la materia cerebral y la memoria fabrican nuevas percepciones sobre las que emerge el futuro. Es sencillo y aterrador a la vez.
Cada vez que un estímulo exterior reta a la mente, se dispara un proceso instantáneo y desenfrenado de búsqueda en los archivos de la memoria; se trata de situarlo en su debido contexto y hurgar en su verdadero sentido. La respuesta no se hace esperar y sólo existen dos opciones: el estímulo llegado del universo exterior deja a la mente indiferente o, por el contrario, desata una emoción impregnada de amor y curiosidad (para disfrutar más y mejor). Son los dos componentes básicos de la creatividad, de la capacidad de los humanos para pergeñar algo nuevo partiendo de su entramado biológico.

La ciencia está poniendo de manifiesto que, por lo menos al comienzo de cualquier proceso mental, sólo el pasado cuenta, incluso cuando se ha iniciado el proceso de innovación modelador del futuro.
A partir de este momento se pone en marcha un proceso, aparentemente más afín a la alquimia que a la ciencia, gracias al estallido de la inteligencia social.

MECACHIS...

Otra alma vendida y perdida


"Y cúlpame, de que te quise por encima del deber, del placer y el sufrimiento, de haberte dado un alma que no era mía, se la vendí a otra mujer hace ya tiempo". Miguel Vargas

lunes, 28 de enero de 2008

Un alma para Viridiana


(Un alma nueva para quién vendió la suya)

Durante mucho tiempo Viridiana no necesitó tener alma, vendida ya hacía 13 años.

Viridiana era conocida por su lengua, de poeta malhablada.

Egoísta, no modificó ni un ápice su caracter. Ni antes, ni depués de venderla.

Y sucedió un día.

La necesidad urgente de una nueva alma para disponer de ella.

Totalmente imposible. No hay una sola persona que disponga de dos.

¿Qué hacer?


Buscar un alma buena que robar.