jueves, 28 de febrero de 2008

Ahí va un homenaje...


A el "cuñao" que me llama bicho a la primera de cambio...va por usted , que me hizo descubrir a Vicente Fernández y por ende a Alejandro...ya sé, ya sé...pero que queréis... esto es como la copla, o te gusta mucho, mucho o la odias, a mi me chiflan las mejicanas...

Con dos cojones...a ver si ahora nos vamos a cortar por algo...

Elijo una de tantas, a lo mejor porque se le enchina la piel...vaya palabrita para definir "estic feta un borró"...






Me gustas completita

tengo que confesarlo

no mas al saludarte

me da el mal del amor.


Me brotan los deseos

me tiembla todo el cuerpo

y lo que estoy pensando

no se puede decir.


Me gustas para todo

con todos los excesos,

no mas de imaginarme

se me enchina la piel.


Que imágenes tan bellas

me cruzan por la mente

y me estorba la gente

verdad de Dios que si.


Lastima que seas ajena y no pueda darte lo mejor que tengo.

Lastima que llego tarde y no tengo llave, para abrir tu cuerpo.

Lastima que seas ajena, el fruto prohibido que jamas comí.

Lastima que no te tenga porque al mismo cielo yo te haría subir.


Por alguien como tu

por Dios que dejo todo.

Pareces un lucero

nomas al sonreír.

Que imágenes tan bellas

me cruzan por la mente,

y estorban los presentes

verdad de Dios que si.


Lastima que seas ajena y no pueda darte lo mejor que tengo.

Lastima que llego tarde y no tengo llave para abrir tu cuerpo.

Lastima que seas ajena el fruto prohibido que jamas comí.

lastima que no te tenga porque al mismo cielo yo te haría subir.


Lastima que seas ajena y no pueda darte lo mejor que tengo.

Lastima que llego tarde y no tengo llave para abrir tu cuerpo.

Lastima que seas ajena el fruto prohibido que jamas comí.

Lastima que no te tenga porque al mismo cielo yo te haría subir.

lunes, 25 de febrero de 2008

Me conozco poco y me sorprendo muchas veces...

Este es un ejercicio práctico para Consol, vamos, deberes.
Así que póngase usted las pilas paloma y empecemos a volar, entrega usted en tres días sin retrasos en su blog habitual, o le pongo 7 ceros (¿te suena?).

Hagamos un ejercicio práctico de sentimientos que no son propios...pongámonos en la piel de otros, sintamos lo que debió pensar el infiel ante la puerta que se abría ante él...ante el artificio, ante la fascinación… tal y como hacemos en las cenas en las que te veo contenta, habladora, inteligente, reflexiva, apasionada, clara, sonriente...

Algo en mi se desbarató aquella noche, sin querer.
No hubo búsqueda pero si hubo encuentro, tantas veces me había mirado sin verme, tantas veces la había visto sin mirar.
Cuando conseguí darme cuenta de que era lo que yo me comía con la vista, ya era tarde, para dejar de mirar, para echarme atrás.
No sé de dónde me nació el valor, como ahora no sé de dónde surge este subterráneo conato de Adiós.

Me conozco poco y me sorprendo muchas veces.


Pero ocurrió, vete tú a saber porqué, nuestras miradas no sólo se encontraron… se desafiaron, precipitándose a zonas confiadas, allí dónde nadie había entrado hacía años..
Como algo natural, tentamos nuestras pieles, tal vez con la idea de que, tras cada mimo, estuviera esperándonos el destino mismo.
Trasteamos con nuestras manos lo que nadie nos había enseñado antes, perseguimos afanes no aprendidos, y el tiempo se escurrió entre las sábanas desde nuestro empeño a nuestra realidad, y sólo así se mostró, lo que entre los dos habíamos inventado, se exhibía nítido ante nosotros.

No teníamos nada.

Y la anterior vida quedó detenida, en un impás eterno, esperando la vuelta a la cordura, esperando el retorno imposible de la cotidianeidad.

Ya no sé en qué lugar se quedó mi sonrisa cuando me fui de aquella batalla.
Supongo que en la misma cajita azul donde está escondida nuestra historia de egolatría.
Donde sigue el lunar rozado hasta la furia.
Donde la perfidia.
Donde sigue el halago vano.
Donde el olvido.

En la misma cajita que guardo los desprecios de mi mujer cuando me mira como a un ingrato. Sin embargo soy un traidor doliente.

Yo creía que no teníamos nada y he acabado por no tenerlo.

domingo, 24 de febrero de 2008


"Para encontrar la paz no hace falta huir de la vida."



Titulo: Las horas
Año: 2002
Director: Stephen Daldry
Guión: David Hare
Fotografía: Seamus Mcgarvey
Musica: Philip Glass
Actores: John C. Reilly. Ed Harris. Nicole Kidman. Toni Collette. Claire Danes. Julianne Moore. Meryl Streep.
Sinopsis: "Las horas" narra tres historias: las de tres mujeres que tienen como nexo de unión el libro de Virginia Woolf "Mrs. Dalloway". La primera de ellas es la que protagoniza la propia escritora ( Nicole Kidman ), quien en 1923 luchaba contra la idea del suicidio mientras escribía ese libro, que fue su primera gran novela.