lunes, 2 de noviembre de 2009

R.I.P.


Hoy que todo el mundo civilizado anda comentando por los medios, cómo y de qué manera quieren su funeral…

Yo, casi no me atrevo a decir lo que de verdad pienso, para que no me llamen loca, extravagante…yo quiero un funeral en casa, lo siento por la hermana a la que le ha tocado heredar la casa familiar, pero…cómo me lleven a un Tanatorio, apareceré como alma en pena para escarnio…quiero un funeral, funeral…un velatorio en mi casa sin mesas y llena de sillas para la ocasión, con bebidas espirituosas y contando las anécdotas de la última salida de caza…y porqué no música en directo…y si no puede ser…pues ponerme esta Caravana que me chifla….

Eso si cuando lleguemos a la plaza, cargaditos con el ataúd…pararos un momento que vea el fondo del altar, y sin entrar seguid camino allá hasta el bar Paco, y allí también haced parada, así os tendré contentos a todos…

Eso si, todo el velatorio y el camino hacia el cementerio que no os falte la música…que un entierro sin música habla de lo triste que es morirse para que el que se queda y yo no quiero que esteis tristes, llorad si quereis, pero por la belleza de la música.