viernes, 6 de agosto de 2010

Tú que sabes como te llamas


Creía que estabas ciega, pero no es verdad no hay gente más lúcida y clarividente que un ciego.


No estás luchando por la felicidad de los tuyos, luchas por la tuya solamente, te conformas con no cambiar de estatus económico y social, te conformas aunque con ello pierdas amigos, familia, amores, hijos... todo perdido, menos tu dinero.


Ahora disfrázalo de lo que quieras, los que te conocemos sabemos que mientes.


Pobre niña triste y egoísta.

lunes, 2 de agosto de 2010